ANATOMÍA DE UN CENTRO DE DATOS TIER IV

Publicado: 08/02/2014 en Noticias TI

El número de proyectos de Data Centers en América Latina continua con fuerte crecimiento en 2014. Entre tanto proyecto, una de las formas de diferenciación que buscan los proveedores de servicio es la certificación TIER. Tal y como explicábamos en el blog “TIERobsession – El fin no justifica los medios” a menudo las decisiones respecto a la certificación TIER obedecen a cuestiones de mercadeo y no a aspectos técnicos bien fundamentados.

Hace unos días, el Uptime Institute introdujo un pequeño pero importante cambio en el proceso de certificación TIER. Ahora la certificación de diseño será “temporal” mientras se construye y pone en marcha el data center. Si el cliente no continua con el proceso de certificación de instalación construida, perderá la certificación de diseño, que al fin y al cabo, solo certifica la documentación.

Una de las grandes confusiones en la industria, que sigue siendo alimentada por algunos consultores, es referirse al estándar de telecomunicaciones TIA-942 para la clasificación TIER de los Data Centers. En realidad no tienen nada que ver. TIA-942 es un estándar de telecomunicaciones, no de diseño de Data Centers, y la clasificación TIER de TIA-942 ni siquiera forma parte del estándar, está a título informativo en el anexo G.

La pregunta más frecuente de los clientes es cual es la diferencia de inversión entre un TIER III y un TIER IV. Según a quien se le haga la pregunta, las respuestas son muy diversas. Para los fabricantes y constructores de Data Centers un TIER IV es una muy buena oportunidad para hacer que el cliente duplique su inversión. Pero no tiene porque ser así. Con un buen diseño se puede construir un TIER IV con una inversión no mayor a un 30% respecto a un TIER III comparable.

Según Uptime Institute, un Data Center TIER IV debe estar construido a prueba de fallos (Fault Tolerant) y para ello se requiere sistemas múltiples, independientes, y físicamente aislados, con componentes redundantes de capacidad y vías de distribución independientes y activas que sirvan simultáneamente a la carga IT. Además se requiere refrigeración continúa y respuesta autónoma de los sistemas para identificar, aislar y reparar una falla.

Veamos que significan esos requerimientos para cada uno de los sistemas:

  • Ingeniería civil: desde el punto de vista de ingeniería civil, la única diferencia entre un TIER III y un TIER IV es la separación física entre los componentes y rutas activas. Esto se puede conseguir mediante la “compartimentalización”, es decir, creando cuartos y muros para separar los componentes y/o una distribución de espacios que separe físicamente ambas rutas, por ejemplo en lados opuestos del edificio principal.
  • Sistema eléctrico: el sistema eléctrico de un TIER IV se diferencia de un TIER III en que ambas rutas deben ser activas, y que los tableros deben ser automáticos. La mayor diferencia de costo estaría en las UPS si no fuera porque la mayoría de los TIER III ya tienen UPS en ambas ramas, entonces realmente la única diferencia sería la respuesta autónoma del sistema eléctrico ante una eventual falla, punto que también gran parte de los TIER III ya poseen, debido a que con un buen diseño, esta automatización se puede limitar a algunos pocos tableros.
  • Sistema mecánico: aquí la principal diferencia radica en el enfriamiento continuo, es decir el respaldo por UPS de los ventiladores de las manejadoras de aire acondicionado, de las válvulas y de las bombas de agua del sistema de agua helada (en caso de enfriamiento por agua helada, lo más común en grandes data centers), además de requerir de un almacenamiento térmico (Thermal Energy Storage) por el mismo tiempo de autonomía de las baterías de las UPS de la carga crítica. Sin embargo, en grandes Data Centers TIER III es recomendable y muy común encontrar que ya se ha incluido el enfriamiento continuo, luego en esos casos la diferencia radicaría en la capacidad de respuesta autónoma. Esta pueda ser una de las mayores diferencias en costos, y qu que represente entre un 7% a un 10% del Capex del Data Center. Un buen diseño TIER IV minimiza la cantidad de válvulas para reducir costos.
  • Sistema de monitoreo y gestión: aquí radica la principal diferencia en un TIER IV frente a un TIER III. El sistema de gestión debe asegurar la capacidad del sistema de identificar, aislar y reparar cualquier falla. Se requiere un BMS mucho más sofisticado y con un nivel mucho mayor de instrumentalización y control. Así y todo, un BMS muy sofisticado no debe representar más de un 5% del valor del proyecto.
  • Otros sistemas especiales: Para el sistema de detección y extinción de incendio, el sistema de seguridad física, etc. no hay diferencias entre un TIER III y un TIER IV siempre y cuando los diseños sean independientes del sistema electromecánico.

Es importante señalar, que la certificación TIER ( I,II, III y IV) de Facilidad Construida solamente hace referencia a la disponibilidad del sistema electromecánico desde un punto de vista de diseño y construcción. La certificación TIER solo nos garantiza que la instalación se ha diseñado y construido de acuerdo a un conjunto de recomendaciones, pero lo que nos va a asegurar la máxima disponibilidad durante la vida del Data Center es su operación y mantenimiento. Para eso razón Uptime Institute sacó la certificación TIER de Sustentabilidad Operacional (Bronze, Silver y Gold) y que si valida como se opera y mantiene el Data Center, además de evaluar el edificio y la ubicación del Data Center.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s