Del cielo a la tierra en internet… a dos velocidades

Publicado: 18/02/2015 en Noticias TI

“En Venezuela nos hemos quedado rezagados en cuanto a velocidad de conexión. Conexiones de 2 mbps pronto dejarán de ser consideradas banda ancha, pero más allá, para un usuario es difícil conseguir conexiones de 6 u 8 mbps, y prácticamente imposible velocidades mayores a 10 mbps, cuando estas son velocidades de entrada ya en muchos países” Ricardo Holmquist, vicepresidente en Venezuela de Internet Society.

Los países del Asia como Corea del Sur, Hong Kong y Japón lideran la velocidad de conectividad en internet. En esta área, América Latina se encuentra muy rezagada, en especial Venezuela, de los más lentos del mundo, aunque el país ya comenzó la migración a la banda ancha inalámbrica o 4G.

Desde que internet comenzó a formar parte de nuestra cotidianidad, aquello de que el tiempo es oro tiene más vigencia que nunca. Así que, tomando en cuenta un mundo cada vez más conectado y competitivo, pudiera decirse que la conexión a internet tiene su paraíso, pero también su “infierno”.

Claro está que a mayor velocidad logramos una calidad de navegación mucho mejor, y cuando no, en esa misma proporción las quejas van y vienen.

Cuando se habla de velocidad de conectividad hay países que marcan el camino. Así, por ejemplo, y de acuerdo con un informe sobre el estado de internet elaborado por la firma Akamai (tercer trimestre de 2014), Corea del Sur encabezaba la lista con 25,3 megabits por segundo (mbps), delante de Hong Kong (16,3 mbps), Japón (15 mbps) y Singapure (12,2 mbps), mientras Suiza lideraba a los europeos con 14,5 (mbps), no muy lejos de Suecia (14,1 mbps), Holanda (14 mbps) e Irlanda 13,4 (mbps).

¿Y Estados Unidos? El gigante norteño no está considerado uno de alta velocidad de conexión (11,5 mbps), “solo una pequeña cantidad de grandes ciudades”, detalló Ricardo Holmquist, vicepresidente en Venezuela de Internet Society.

Cada trimestre, Akamai publica un informe sobre el estado de internet. Este estudio incluye una visión sobre estadísticas mundiales como la velocidad de conexión, la adopción de la banda ancha en las redes fijas y móviles y otros temas clave relacionados con internet y su uso, así como tendencias observadas en estos datos a lo largo del tiempo. También analiza la preparación global para el 4K, el agotamiento del Ipv4 y, por extensión, la implementación del IPv6, entre otros.

En materia de velocidad de conectividad, los países latinoamericanos están muy rezagados en comparación con Asia y Europa. Sin embargo, los mejores ubicados son Uruguay (5,3 mbps), Argentina (4,2 mbps), México (4,1 mbps) y Chile (4,1 mbps).

Muy lejos en la clasificación, y entre las peores del mundo, están Venezuela con 1,3 mbps, Paraguay (1,3 mbps) y Bolivia con 1,1 (mbps). Entre los peores del globo están también China (3,8 mbps), Panamá (2,9 mbps), Costa Rica (2,7 mbps), Filipinas (2,5 mbps), Vietnam (2,5 mbps) e India (2 mbps).

Venezuela tiene uno de los peores promedios de ancho de banda en internet cableado y móvil. La buena noticia es que, el año pasado, Venezuela inició el desarrollo de la banda ancha inalámbrica, tras la adjudicación de 120 MHz de espectro 4G a tres operadoras, según anunció la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel).

Como 4G se conoce a un grupo de tecnologías que permiten velocidades de acceso desde 100 megabytes hasta un gigabytes por segundo en movimiento o en reposo. Entre estas tecnologías destaca el LTE (Long Term Evolution), “la última generación de navegación móvil, también conocida como 4G, que permite cargar y descargar archivos a altas velocidades y en tiempo real; disfrutar de la descarga de datos sin interrupciones y de forma inmediata; ofrece compatibilidad entre sistemas y aplicaciones y permite disfrutar de servicios como videoconferencias y streaming en tiempo real”, ha escrito Verónica Díaz Hung, de lared.com.ve.

“En Venezuela nos hemos quedado rezagados en cuanto a velocidad de conexión. Conexiones de 2 mbps pronto dejarán de ser consideradas banda ancha, pero más allá, para un usuario es difícil conseguir conexiones de 6 u 8 mbps, y prácticamente imposible velocidades mayores a 10 mbps, cuando estas son velocidades de entrada ya en muchos países”, explicóHolmquist.

Para el experto, “nuestro rezago actual no tiene solo que ver con velocidad de conexión, también tenemos un problema serio con la adopción de nuevos protocolos, como IPv6 o DNSSEC. Sin el primero, prácticamente no podremos entrar al mundo del internet de las cosas, y sin el segundo, seguiremos teniendo caídas constantes de los DNS.

El informe de Akamai, uno de los proveedores líderes de servicios en la nube, midió en 4,5 mbps la velocidad promedio global de conexión. Esto quiere decir que por segundo semestre consecutivo, este dato continuó siendo superior al umbral de la banda ancha de 4 mbps.

Pero, ¿qué gana o qué ventajas comparativas obtiene un país con una alta velocidad de conectividad? Holmquist cree que quizás esto “lo podamos medir con base al PIB”. En este sentido, “diferentes estudios mencionan que duplicar la velocidad de conexión puede llevar desde un 0,3% el crecimiento del PIB hasta un 1,6%. Sin embargo, estos estudios han sido muy puntuales, siendo el primer caso el de países desarrollados miembros de la Oecd, y el segundo de países africanos en vías de desarrollo. Hay, incluso, un estudio del 2012 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) al respecto. Yo pienso que lo más relevante es que solo un incremento del ancho de banda como tal no ayuda al desarrollo o no hay una forma de medirlo en forma precisa”.

“El tener un mejor ancho de banda, de datos móviles (4G/LTE), lo que permite es tener una mejor experiencia del usuario, al poder éste acceder a las aplicaciones o sitios web de una forma más rápida, si esto se traduce en más y mejores aplicaciones, más contenidos, ambos locales, por supuesto se estará impulsando la economía, pero la clave está allí, contenidos y aplicaciones locales, útiles, pertinentes a los usuarios locales, regionales y luego mundiales”.

El periodista especialista y editor de OpiniónyNoticias, Iván R. Méndez, considera que “el desarrollo de una infraestructura de internet de alto desempeño, tanto en velocidad como en capacidad, ha impactado en los países del norte en la aceleración de la educación, el comercio electrónico, el avance del conocimiento y un puesto en primera fila en esta nueva era del internet de las cosas, que impulsará la conexión de más de 30.000 millones de dispositivos, según IDC, antes del 2020, y una nueva economía digital basada en parámetros y tendencias que no conocíamos”.

En Venezuela, el despliegue de la banda ancha inalámbrica estipula que en cinco años se deberá haber dado acceso a un 80% de la población. Según Conatel, se estima que para el primer semestre de este año ya será visible la nueva oferta 4G. Para el próximo lustro, se calculó un trayecto de inversión de Bs. 20 mil millones para el despliegue de esta tecnología, a cargo de las operadoras Movilnet, Telefónica Venezolana y Galaxy Entertaiment de Venezuela.

Conatel ha dicho que “el nuevo plan facilitará el acceso a alta velocidad, con alta calidad y con alta seguridad en las telecomunicaciones”.

Adicionalmente, se espera dar conectividad a más de 1.100 sitios públicos, como centros educativos y de salud, aeropuertos, plazas y parques.

Asia y Europa vienen liderando desde hace varios años la velocidad de conectividad (y la capacidad) en internet. A lo lejos, mira Latinoamérica, en especial Venezuela, que ya abrió el camino para el 4G

vía Del cielo a la tierra en internet… a dos velocidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s